Compota de manzana

Mi papá es fuerte, tiene mejillas suaves y manos tibias que siempre saben a compota de manzana. A veces sus manos se enfrían y aparece un papá tormenta: “¡Haz los deberes!, ¡apaga el televisor!”. Lo bueno es que los papás tormentosos amainan pronto y entonces llega un dulce olor a compota de manzana… Un cuento familiar para todos los padres, que también son hijos.

Autor: Klaas Verplancke

Editorial: Ekaré

Compartir: