Dormir a la reina panda

$1.475

Hacía ya muchos días que la Reina no podía conciliar el sueño. Todos sus súbditos estaban inquietos, molestos y agotados, ya que debían permanecer al servicio de su majestad día y noche. Lo peor de todo era su mal humor, por lo que era urgente que alguien encontrara una solución. Se informó al reino: quien lograra dormir a la Reina sería recompensado. Candidatos de todo el país y de lugares muy, muy lejanos acudieron a palacio. Pero todo fue en vano, parecía imposible que la reina volviera a dormir.

Autora: Susanna Isern

Editorial: Tres tigres tristes

Compartir: