Lo que tu quieras

La mitad de los problemas del mundo son por nuestra falta de reflexión y la incoherencia adulta absolutamente. 

Veamos algunos ejemplos. 

—Mujeres, nuestro cuerpo es nuestro.

Tres segundos más tarde...

—Hija, ponete una pollera más larga.

 

—Jaimito, no digas mentiras.

—Vos dijiste que la tía era gorda y después le dijiste que estaba divina.

Y así.

La incoherencia está siempre a flor de piel de cada uno de nosotros. Sí, de usted también.

Y los chicos ahí. 

Los criamos como si no nos vieran. Todos los padres, los conservadores y los progres. Cada uno de nosotros criamos niños como si fuéramos el hombre invisible. Como si las cosas que hacemos decimos actuamos les pasaran desapercibidos. Y después un día anonadados pensamos: estos chicos de ahora, impulsivos y nada reflexivos.

Si NO REFLEXIONAMOS LOS ADULTOS, LE VAMOS A PEDIR A LOS NIÑOS COHERENCIA Y REFLEXIÓN. 

Bueno, me dejo de gritar. Es que me apasiono. 

Mentimos

Puteamos a los inmigrantes y decimos burradas. Somos progres hasta que nos entran a las casas y después pedimos muerte a los chorros. 

Criamos a los pibes como si el alma de Pinochet se hubiera apoderado de nosotros o caemos en el otro extremo preguntándole a un bebé de dos años cómo quiere vestirse.

—A menganito no le decimos que no, le enseñamos por la positiva. Por ejemplo no le decimos: Ay menganito no muerdas a la señora. Le decimos Menganito mordé esta maderita que tiene mejor sabor y es más limpia.*

Los mandamos a la escuela a aprender ciencia y después los llevamos al homeópata y debatimos sobre la importancia de las vacunas.

Y lo peor de todo es que todo el tiempo pensamos que somos invisibles, que nadie nos está viendo, que nadie tiene memoria, que todo se reinicia y que vuelve a empezar.

Ya di suficientes vueltas, que tiene que ver esto con el libro Lo que tú quieras, de Ellen Duthie y Daniela Mortagón. Editado por Iamiqué.

Todo.

Lo que tú quieras es un libro sobre la libertad y sobre la libertad podemos decir tantas cosas.

 

Autores: Ellen Duthie y Daniela Martagon

Editorial: Iamiqué

Compartir: